¿Qué es M.A.C.T.A.C.?

CONOCER LA AMENAZA 

Por Pedro Luis Salinas Casado 

Este escrito está basado solo y exclusivamente en mi opinión personal y no representa al organismo del que formo parte. Es sencillamente un documento que intenta aclarar cuál es la amenaza y el objetivo de la formación, que no es otro que mejorar las posibilidades de supervivencia ante las acciones terroristas y, los conceptos surgidos en los últimos años al son de la proliferación del terrorismo a lo largo y ancho del mundo. 

Quizás en España no tengamos la capacidad de análisis ni de autoevaluación del que hacen gala los Estados Unidos, pero si tenemos la desgraciada experiencia de haber sufrido ataques de al menos 6 grupos terroristas distintos en los últimos 30 años ETA, Grapo, Exercito Guerrilheiro do Povo Galego Ceive, Terra Iliure, Fag y por supuesto el terrorismo yihadista en su máxima expresión. 

A nivel policial siempre los llamamos por su nombre, "atentado terrorista" y creo que es el concepto con el que tenemos que quedarnos. No existen terroristas buenos, de primera o de segunda, en todos los casos son individuos que deciden imponer sus ideas mediante el miedo que genera la violencia. 

Aún así, queda claro, que es necesario conocer los términos que se están empleando en el resto de países a fin de poder extraer esas lecciones aprendidas con sangre, que nos permita poder ir de la mano en la lucha contra esta lacra que es el terrorismo. 

No voy a dar una amplia definición sobre el concepto tirador activo, ya que es una traducción literal de la palabra empleada por el Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) de Estados Unidos, definido como aquella persona que participa activamente en el asesinato o intento de asesinato de personas en un espacio reducido y poblado. Con esto estaríamos hablando de cualquier individuo que, empleando armas, inicia una acción con el fin de matar. Este concepto tan amplio puede incluir desde un capitulo de violencia de género hasta una atentado terrorista. Si hacemos referencia a que este ataque esta perpetrado por un individuo en solitario e impulsado por una ideología o credo, estaríamos hablando de un lobo solitario y, si existe una connotación psicológica de odio e ira puntual expresada mediante el asesinato y la violencia, estaríamos hablando de un incidente AMOK. Lo que marca la diferencia sería la utilización de explosivos, lo que saldría la definición propiamente dicha de tirador activo.

Obviamente estos conceptos se pueden llegar a entrelazar. Un lobo solitario puede ser un tirador activo que comete un atentado terrorista y obviamente este escenario se puede producir por un estallido de ira puntual. Por este motivo, considero de gran valor los artículos en los que se aclara y definen estos términos. 

Finalmente y, para definir protocolos de actuación, tenemos que hacer referencia a atentados terroristas y, dentro de estos, diferenciar un atentado simple, en el que solo se utiliza un medio para producir víctimas (como pueden ser las acciones de atropellos masivos intencionados como Niza o Berlín) o, de atentados complejos, donde nos podemos encontrar auténticas acciones de guerra llevadas a cabo por comandos organizados que pueden llegar a emplear diferentes medios como explosivos, fusiles de asalto, armas cortas... (Beslam, Moscú, París, Túnez, Bamako.........).

Para hacer frente a estos atentados complejos se están desarrollando una serie de protocolos y entrenamientos denominados MACTAC (Multi-Assault Counter Terrorism Action Capabilities) en los cuales se ponen de manifiesto los detalles de coordinación ante estos incidentes así como las capacidades que tiene que poseer cada interviniente, tanto a nivel táctico como en lo referente a primeros auxilios. 

Hay que tener muy presente que todos somos elementos de esta cadena de supervivencia, desde el primer interviniente hasta el cirujano, por lo cual los equipos que desarrollen estos entrenamientos y protocolos deben de ser multidisciplinares y tener representación de todos los ciudadanos, personal policial y militar, Bomberos, profesionales sanitarios de los Servicios de Emergencias extrahospitalarios y, personal sanitario hospitalario. En definitiva, deben de estar representados todos aquellos que tengan que ofrecer una respuesta a estas acciones.